Más en:

El mazo del escultor

Todos sabemos que para hacer una escultura , hay que hacer un dibujo previamente . Pero como soy tan rara , no hago nada , solo me fío de mi cabeza que tiene claro que quiere hacer , de mi mano que empuña el mazo impulsado por la energía de los músculos y por el mazo . Este susodicho mazo , lo considero una prolongacion de mi mente , suele dar el golpe certero en el sitio justo , no se mueve si yo no le doy ordenes , su música percutora va anunciando lo bien , o, mal que lo hace .
A el le debo el resultado y puedo asegurar que estoy contenta con el

2 comentarios:

Juan dijo...

El arquero Zen, se concentra, tensa el arco y sin mirar lanza la flecha que llega a su destino. Al leerte me lo has recordado: Tu mente lo ve, tu mano la sigue, la obra de arte aparece. Enhorabuena Juan Varea

Antonia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.